El amor no se elige, te elige. 
Un día te das cuanta que no podes vivir sin el,
que cuando estas con el pensas que dentro de
un rato se irá y lo besas con tanta pasión 
como si ese beso fuese a parar el tiempo 
o a darte más minutos. 
El amor ya te escogió y te tenes que dejarte llevar. 
Luego, se acaba y cuando pierdes,
el miedo vuelve a empezar.