Los objetos fueron hechos para ser usados.
Las personas para ser amadas.
¡El puto mundo va mal! 
Se usan a las personas y se ama a los objetos.